domingo

BODA DE LAURA DEKKER



9 de mayo 2015 

El mes pasado tomé la decisión  mas grande de mi vida.  Junto con varios amigos y la familia de Daniel y la mía, celebramos la promesa que Daniel y yo nos hemos hecho.  Una promesa de amor en un día hermosamente soleado.  El pronóstico estuvo amenazando con una semana de lluvia, pero ESE día no pudo ser mejor.  Algunas nubes difuminaron la luz en el firmamento en la mañana, pero luego se esfumaron dejando un día azul y soleado.

Nuestra LUNA DE MIEL la pasamos a bordo de nuestro romántico Guppy, junto con otros amigos y familia que vinieron y se quedaron después de la boda.  Así que este evento hizo que mi padre y mi madre vinieran a Nueva Zelandia.  Se alegraron de ver viejos amigos y surgieron memorias de los viejos tiempos.  Casi no puedo describir en palabras cuán hermoso fue, mi corazón saltó de alegría al ver a toda esta gente que significó tanto para nosotros: juntos y divirtiéndose.  Me encantó ver a mi padre a bordo de Guppy, sin tener que trabajar todo el tiempo y corriendo de un lugar a otro.  Fue un día loco y agitado, pero también hermoso.

Una semana después de la salida de nuestros visitantes, viajé de Bluff hasta Whangarei en un catamarán Wharram.  Un viaje interesante. Lia Ditton y su pareja, Gerard, estuvieron en su bote trabajando en él.  No pude llegar antes debido a una presentación la noche anterior en  Warkorth, así que tuve que confiar en que todo estaría bien con el bote.  Al dia siguiente temprano salimos con un fuerte marea.  Sytze, dueño y constructor del Anam Cara nos observaba desde la playa dentro de su auto.  Afuera en la entrada del puerto, empecé a subir las velas, intenté, pero sin éxito.  Sólo subían unos cuantos metros.  Me pareció extraño.  Dejé las velas para investigar, mientras el bote Anam Cara se mecía como loco.  Las olas crecían delante de nosotros.  Eventualmente me colgué de las sogas mientras Gerard jalaba  de la otra soga, finalmente subimos las velas una hora mas tarde.   Horas después, escuché unos ruidos preocupantes, mientras Lia estaba de turno.  El palo de mesana estaba moviéndose salvajemente.  El nuevo aparejo –hecho de sogas – se había apretado tanto que el mástil tenía suficiente libertad como para bailar un tango.  Mientras yo estaba detrás del timón, Lia y Gerard apretaron bien  el aparejo  en el mar confundido.  Al anochecer el viento se volteó hacia nuestras narices.  En la mañana el bote había adelantado una buena distancia, pero  poco en relación al objetivo.
Los vientos seguían en nuestras narices, luego aumentaron y se detuvieron.  De los siguientes cuatro días, dos de ellos estuvimos flotando delante de Dunedin.  En la cuarta noche, los vientos se avivaron hasta correr 20 nudos pero del norte, lo que nos de regreso al golpeteo de las olas. Nos fue difícil mantener el bote en curso debido a las olas.  Cuando terminé mi turno, escuché a Lia corriente en la cubierta.  Encendió el motor, pero éste no quería funcionar.  Alguna falla con la batería.  Me puse mi equipo de navegar y fui a inspeccionar.  Los bloques en el palo de mesana se habían roto y salido de sus lugares.  El  aparejo se había soltado de nuevo.  El Anam Cara emitía gemidos y eso nos preocupaba.  Decidimos voltear hacia Dunedin.  Al dia siguiente conversé con Daniel en el teléfono y me dijo que un carro lo había atropellado en el camino, o que el chocó con el auto—eso pensó él, jaja.  Ese chiste le costó un golpe en la cabeza, moretones y articulaciones adoloridas.  Felizmente George y Ellen se encargaron cariñosamente de cuidarle luego que fue llevado al hospital.  Y por supuesto, no me quedó otra cosa que regresar y cuidarle.  Así, que  apenas arribamos, reservé un vuelo para la mañana siguiente y empaqué mis cosas.

Ese es el fin de la aventura.  Pero las nuevas aventuras no se hacen esperar y no están lejos, como que mi vuelo se demoró dos horas, y perdí la conexión de bus de Auckland hasta Whangarei.  Empecé a preguntar a la gente que pagaba sus tickets en el parking, si había alguien que me podía llevar hacia el norte.  Poner ojos de puppy ayuda en estos casos, pero lo que no ayudó fue lucir como un rudo marinero con pantalones térmicos, botas de goma y una casaca de navegar salada y sucia, sosteniendo una bolsa vieja de color gris.  No sé exactamente qué habrá pensado la gente.  Pero ayuda vivir en un país de navegantes, porque una hora después una señora que iba en dirección a Warkworth decidió llevarme.  Mientras manejaba le expliqué mi situación y no le tomó mucho averiguar quién era. 
 Decidió llevarme hasta Whangarei, que queda cuatro horas más allá de Warkworth.  Estaba oscureciendo y pensó que sería mas seguro para mí llevarme a casa.  A pesar de que le dije que yo podía regresar sola, ella insistió en llevarme todo el camino.  Cuán agradecida le estoy a esta señora!.
 Daniel estaba durmiendo cuando finalmente llegué a la casa de mis amigos.  El se pasó durmiendo y descansando la mayor parte del fin de semana.  Pero ahora, unas cuantas semanas después del accidente, está mucho mejor cada día. Seguramente que regresaremos pronto a bordo de Guppy.  Excepto por un ligero dolor de muñecas y de cabeza, él se siente bien, lo cual es un gran alivio para mi.
Laura






18 comentarios:

daniel HWARKEN dijo...

Felicitaciones Laura . Estamos contigo buena suerte y buen viento.

Armando Ruiz dijo...

Laura, he leído tu historia y me parece fascinante, felicidades por tu boda hay poca gente con la suerte de vivir la vida como tu lo haces..
Salidos desde México.
Armando Ruiz.

Vanessa Oceguera dijo...

Acabó de ver Maidentrip y quede así de Wow! Eres un ejemplo a seguir, me inspira tu vida.

Cecilia dijo...

Hermosa! Sos una mujer inspiradora!! Nos encantó la película.Seguí así!! Un abrazo desde Argentina.

Peter dijo...

Grosaaaaa

Mildred Pedraza dijo...

Muy valiente, que maravilloso es hacer lo que amas. Saludos desde Puerto Rico. 😊

luis castiglioni dijo...

Acabo de ver tu película. ..me encantó! Te felicito!!!! Buenos vientos!!!
Luis

luis castiglioni dijo...

Acabo de ver tu película. ..me encantó! Te felicito!!!! Buenos vientos!!!
Luis

Unknown dijo...

I saw your movie, congrats!! From Colombia

Unknown dijo...

I saw your movie, congrats!! From Colombia

Ingrid Saenz dijo...

I saw your movie, congrats!! From Colombia

Giselle Magi dijo...

Impresionante, una mujer muy valiente sin dudas..!!! Saber lo que se quiere, si puedes soñarlo...puedes hacerlo!!!

Giselle Magi dijo...

Impresionante!!!! Si puedes soñarlo, puedes hacerlo!!! Felicitaciones!!!

Daniel dijo...

Quedamos cautivados cada vez que conocemos la historia de alguien que vive o vivió sus sueños, y la gran masa de gente no nos damos cuenta, que estas personas son la inspiración, el claro ejemplo de que no hay nada imposible; todo consiste en las decisiones que tomamos en el presente, y si nacen del miedo (inmovilismo) o del amor (nuestros sueños). Me gustaría haber crecido sin esa barrera mental que me dice que todo es complicado y que el esfuerzo tal vez no valga la pena, y gracias a historias como la de Laura Dekker encuentro la esperanza de que algún día me pueda liberar. Muchas gracias por compartir tu experiencia, lo que para la mayoría es una proeza.

Jorge Bazignan dijo...

Tengo pocos heroes en mi vida, pero vos sos uno de ellos! Tu historia me inspira cada vez, tengo 34 años y he dejado mi carrera para comenzar a navegar, buena suerte y gracias por tus palabras !

Andarines Peruvian Trekking dijo...

Laura soy un admirador peruano tuyo eh!!!
Muchas felicidades por tu boda del 2015; deseo te vaya muy bien.
Si algún día vienes por Perú serás bienvenida.

Unknown dijo...

WoW recién ayer vi tu documental. Y la verdad que me hiciste flashear, si ya tenía preguntas para con mi vida ahora tengo ganas de soltar todo. Me sorprendió que te cases porque te había imaginado muyy libre y hermosa.

Sergio Guerra dijo...

Amazing!! I saw the movie and.....omg!!! Congratulations for your life! From Uruguay! When you come to visit the Rio de la Plata? Let me know!