jueves

Pez volador enorme cerca de mi cama!!

26 de diciembre2011

Ya estaba dormida en mi  jaula caliente, cuando un ruido extraño llamó mi atención.  Algo en el camarote hacía mucho barullo.  Prendí la luz y estaba a punto de pisar el suelo cuando un pez volador gigantesco atacó a Guppy, cayó sobre el basurero y se detuvo cerca de mi cama.  Y luego intentaba con todas sus fuerzas escapar volando, lo que no pudo.  Botar al mar peces voladores muertos no es mi tarea favorita, pero intentar coger uno vivo significa un gran contratiempo.  Pero el animalito debía regresar al mar.  Le he insultado porque su piel es bien resbalosa y deja un montón de escamas.  Creo que ha sido una experiencia mala para él y espero que pueda contarles a los de su especie que no sean tan tontos de volar hacia mi camarote.  


25 de diciembre 2011

Hay un viento rico de 20 nudos que empuja a Guppy a una velocidad de 6.5 nudos hacia el horizonte.  Como regalo de navidad, el sol se ha dejado ver todo el día. Fantástico, por fin un día entero sin nubes ni lluvias.  Las olas son otra cosa, no mayores de tres metros, pero son cortas, sesgadas, cruzadas y molestosas.

Comprenderán que un menú de cinco platos no se puede tener en medio de este mar.  Me temo que mi cena tendrá que ser sencilla, y probablemente será un enlatado.  Nada de visita familiar obligada, donde tengas que sentarte como una señorita, toda esa comida que no puedes dejar, aunque no tengas apetito, y hablar, hablar y hablar…  Guppy me escucha atentamente y nunca me contradice.  Puedo comer lo que quiera y cuando quiera, no tengo que ir a ningún lado y el pequeño arbolito con lucecitas, el gorro y los adornos crean el ambiente de Navidad.  


24 de diciembre 2011

Amaneció con un poco de sol pero luego las cortinas de lluvia y nubarrones oscuros han rodeado a Guppy.  Puedo mirar durante horas el cielo.   Hay nubes amenazadoras, nubes blancas, nubes grises y trozos azules de cielo.  De noche hay estupendos ocasos y bellísimos rayos de sol.  Ayer hubo un arco de nubes que en el horizonte alcanzaba hasta el agua.  Por ahí se ocultó el sol, creando la impresión de un túnel de luz, fantástico para ver. 

Mientras tanto, las olas se han vuelto irritantes, y junto con el viento torcido, producen olas cruzadas que en ocasiones dejan una serpentina de espuma. Puedes tener una media hora de calma, pero de pronto, sin pensar depositas algo sobre una superficie…  y wush… , se desploma una ola gigante, y la olla intenta darte un golpe mortal o se cae un paquete de arroz del armario.  Así que adivinen a qué me dedico el resto del día..


23 de diciembre 2011

Las nubes oscuras alcanzaron esta madrugada su punto alto y dejaron caer viento y lluvia,  provocando corrientes torcidos.  Gracias por todos los saludos navideños y buenos deseos para el año venidero.  Pasé una Navidad inmejorable junto a Guppy en el Océano Atlántico, sabiendo que hay tanta gente que piensa en nosotros.  Las nubes oscuras han desaparecido y ahora tengo una hermosa tarde soleada. 
Junto con Guppy les deseamos unas Felices Navidades.

Laura

miércoles

Calamares bajo el Trópico de Capricornio!

22 de diciembre  2011

Nos queda por recorrer una distancia de 2,300 millas náuticas en el Océano Atlántico.  Este mar ha sido hasta ahora muy amable con Guppy y conmigo, espero que siga siéndolo. Ahora tenemos el viento Passat, que siempre corre entre los 10 y 20 nudos, y hacemos buen progreso.  Los días siguen nublados y  sin estrellas ni luna, las noches son aún más oscuras, de verdad muy oscuras, tanto que no puedo diferenciar el cielo del mar.  Aunque las nubes cuelguen amenazadoras de día, no hacen nada.  

21 de diciembre 2011

Pensándolo mejor, ayer nos alineamos con el grado de longitud holandés, y hemos pasado el Trópico de Capricornio.  Casualmente el 20 de diciembre es el día cuando el sol a mediodía se posa encima del Trópico de Capricornio, allí es donde me encuentro.  Esta fecha marca el día más largo en el hemisferio sur. No vi el sol ayer ni los días anteriores.  Pero no importa porque el aire se está calentando todo el tiempo.  El viento sopla desde el sur a 10 o 15 nudos y Guppy avanza pausadamente, de manera que puedo descansar de noche.  No hay estrellas por las nubosidades, pero Guppy deja tras sí un hermoso rastro fosforescente. 
Me sorprende que aún no me aburro.  Normalmente siempre me sucede algo, el ataque de una chubasco, reparar algo, dificultad para dormir, en fin… ahora, nada de eso.  Después de todo lo que me ha sucedido el año que ha pasado, ahora tengo todo el tiempo para disfrutar de la calma.  Es estupendo.  Ahora podré hornear pan, leer un par de libros y mejorar mi arte culinario…



20 de diciembre 2011

Hoy Guppy se alineó con el grado de longitud holandés (5 grados E),  significa que he cruzado ahora todos los grados de longitud de la tierra.  !Eso es impresionante!  Ahora me quedan 4,800 millas náuticas para alcanzar el Caribe y terminar mi circumnavegación alrededor del mundo.  Los últimos días no hubo sol y ahora hace más frío, especialmente de noche.  Los calamares me dan la razón porque siguen viniendo y se alojan en la cubierta caliente de Guppy y a veces tengo que recogerlos muertos.  No es fácil cogerlos y los tengo que echar por la borda como si fueran pescados voladores secos.  Sus cuerpos se quedan pegados en la cubierta y se deshacen cuando los jalas, lo que aumenta el trabajo de limpieza.  El pequeño cartel que puse “no se admiten calamares” , no tuvo mucho éxito. 

Laura

Desastre con el aceite!

19 de diciembre 2011

Hoy me sorprendió una brisa deliciosa que durante la noche se avivó.  Las olas se levantaron dejando espuma y alcanzamos los siete nudos.  Pero cuando vino el viento el sol despareció, así como el aceite en el motor exterior.  Cuando quise ajustar la dirección me fijé que la plataforma para nadar estaba llena de aceite que normalmente debería estar dentro del motor.  Calculé que para arreglar el problema había una posibilidad de 99% de que me pudiera resbalar.  Después de observar bien, descubrí la causa de mi desastre con el aceite:  el tarugo de extracción se ha había aflojado.  Luego vino la parte menos agradable:  la limpieza del aceite.    

18 de diciembre 2011

De nuevo un día claro con escasa ventisca, suficiente para hacer resbalar a Guppy.  Increíble que ya esté en el mar una semana, el tiempo vuela.  Con esta velocidad dispondré de mucho tiempo.  He leído bastante y comido fruta.  Con cualquier brisa acomodo las velas para impulsarnos lo más posible. De vez en cuando me siento en el techo para abarcar con la vista el inacabable horizonte ondeado.  

17 de diciembre 2011

El despertador me sacudió, echada en mi cama aún caliente escucho los ruidos conocidos de Guppy.  El arañón de las olas sobre la armazón, por lo que sé exactamente a qué velocidad se mueve.  Los conocidos crujidos.  No necesito salir para saber que todo va bien.  Que el viento corre a 3 nudos en la buena dirección.  Sin embargo, me levanto para mi control de rutina.  Como pensé, todo bien.  Me meto a la cama contenta, bajo un cielo plagado de estrellas.   De noche el viento acelera y de día sopla lo necesario para mantener las velas abultadas.  Por lo general sólo me dedico a disfrutar del agua azul y la calma que ella me trae.  

Laura

domingo

!Adiós Kaapstad! - Luces en el Árbol de Navidad

16 de diciembre 2011

La velocidad de Guppy disminuye después de un comienzo dramático, de cinco a cuatro y tres nudos, y se queda en 2.5.  El viento sopla desde atrás, el  sol brilla, las velas pegan apenas.  Guppy sigue guiando el cataviento.  Todo va bien.  Ahora tengo mares de tiempo y debo acostumbrarme a ello.  He dormido algo, preparé el desayuno y aún me di maña para adornar con lucecitas el arbolito de Navidad. 

15 de diciembre 2011

Ya es la tercera noche que hemos pernoctado con Guppy en el mar.  Qué pena que el viento dejó de soplar.  Comenzamos con buen viento,  aunque demasiado que no dejaba a Guppy seguir en la ruta.  Pero hemos avanzado.  Ahora ya no hay viento y saltamos en los levantamientos que quedaron.  Afuera la atmósfera es gris, llueve y las velas se sacuden.  El cataviento no funciona con la calma chicha, de modo que no avanzamos a ningún lugar.  Yo sé que alguna vez regresará el viento..

13 de diciembre 2011

Después de haber hecho adiós a los botes Volvo y haberlos visto partir hacia el sur, hemos dejado Kaapstad, con su imponente Tafelberg.  De ahora en adelante estaremos en el mar.  Tuvimos un viento buenísimo que nos impulsó en la buena dirección, pero ahora el viento se ha volteado y aumentado a 25 nudos; lo cual nos ha desviado un poco de nuestro curso.  Bueno, pero avanzamos y ya suponía que las primeras 500 millas desde Kaapstad no serían fáciles.  Pero después espero que mejore.  Por aquí hay mucho tráfico marino, por lo que casi no pude dormir y estoy cansada.  Espero que hoy pueda tomar unas cuantas siestas para recuperarme.  Todo va bien a bordo, me siento super y debo acostumbrarme de nuevo al ritmo marino, a las olas y a la humedad.


Laura 

lunes

Navegué en el Camper!!....

10 de diciembre 2011

Ayer durante las competencias de V.O.R., me invitaron para subir a bordo del Camper.  Fue increíble!  Es el yate más veloz en el que he navegado.  Ese fue el punto más alto de toda mi estadía en Cape Town y creo que de todo el viaje.  Porque viajar en uno bote del V.O.R. es una oportunidad que no se consigue así no más.  Aún estoy en las nubes por esa experiencia que la guardaré hasta la eternidad.  ¡Fue increíble cómo el bote volaba sobre las olas a una velocidad de 21 nudos!  Y muy interesante el trabajo de equipo.  Todo lo que yo hago sola, y no importa demasiado si navego a un nudo menos, aquí es otra cosa, hay alguien que constantemente está vigilando el estado de las velas y si hay un 0.5 nudo demás, seguro que es alterado. 

Hoy admiré la competencia a bordo de Guppy.  Las carreras en el puerto eran fantásticas para ver y ya que valen para las competencias, se esforzaron al máximo.  Los halfwinders (vela abombadas) se levantaron y no se concedían ni medio milímetro de espacio.  Hubo buen viento y he disfrutado intensamente.  No me sorprendo tan fácilmente, pero esto ¡me ha impresionado!.







9 de diciembre 2011

Esta mañana temprano hemos soltado a Guppy en el agua.  Agradezco al astillero del Royal Cape Yachtclub que ha asumido los costos para sacar y regresar al agua a Guppy y por toda la ayuda.  Mientras tanto, Guppy está nuevamente en el embarcadero con el sonido familiar de las olas mecidas por el viento.  Los últimos dos días tuvimos que trabajar duro, pero ahora Guppy se ve bien y ya podemos aventurarnos en el Océano Atlántico.  Tengo suficientes provisiones, no hay problema de agua y con el desorden seguro que tampoco.  Los últimos días tomaré las cosas con calma e iré a mirar las competencias de los botes Volvo. 

Hoy me invitaron al Groupama y he descubierto que aunque los botes se parecen entre sí, hay diferencias.  Es lindo ver cómo  los detalles hacen la diferencia y cada equipo espera ser el más veloz.  Regresé donde Guppy mientras corre un viento fuerte.  El viento cambia aquí en un par de minutos.  Hoy hubo calma chicha y ahora el viento corre a 25 nudos por el puerto.  Es rico estar adentro, bebiendo una leche con chocolate caliente.  Hace frío, y aún con un jersey y una  chaqueta de navegar, sigo teniendo frío. Y mejor ni hablo sobre la temperatura del agua…

Laura




sábado

Subiendo a la montaña

6 de diciembre 2011

Encontré tiempo para dejar un post.  Después de escuchar cien veces que debía visitar el Tafelberg, decidimos allá con un par de amigos, no con el funicular, no.  Hemos tomado el sendero más empinado para subir.  Temprano en la mañana alcanzamos la cumbre, ya que habíamos partido a las 5 am.  No había turistas y la vista era hermosa.  Una hora más tarde, centenas de turistas invadieron el lugar transportados con el funicular.  Las nubes cubrieron la vista de Cape Town.  Sin embargo fue fantástico ver cómo las nubes se posaban sobre la cima retorciéndose en variadas figuras.   Después fui por segunda vez de compras, creo que ya tengo suficientes provisiones.  Guppy saldrá hoy fuera del agua para una revisión general y pequeñas reparaciones que encontré en Darwin, pero no pude solucionarnos.

Laura




lunes

Más fotos de Cabo de la Buena esperanza




4 de diciembre 2011

Hoy estuve en el Cabo de la Buena Esperanza, en el auto, con mi papá al timón.  Guppy se quedó.  Ahora sí pude ver desde arriba los lugares donde pasé peligro.  La vista era muy hermosa y también los caminos costeros y hacia las playas valía la pena.  Después he ocupado mi tiempo en hacer compras y en ver Cape Town.  

Laura

Las fotos de Guppy en el agua han sido hechas por Uwe Moser a bordo del Momo, uno de los botes que salió junto conmigo desde Port Elizabeth



Fotos de Laura en Cape Town






viernes

Me gusta Cape Town!


1 de diciembre 2011

En los días que estoy aquí, me han pasado muchas cosas.  He dormido a pierna suelta, he comido rico, he ordenado y enjuagado la mayor parte de Guppy para que sea un poco habitable.  La tripulación del Camper (uno de los botes de carrera que intervienen en el Volvo Ocean Race), me reconoció y me dejaron que echara un vistazo en el bote.  Fue estupendo.  La diferencia con Guppy es enorme, es dos veces más grande, sin embargo pesa casi lo mismo. No tiene ningún interior, todo es ultraligero y está hecho de carbón.  Mientras Guppy está construido en base a la seguridad, los botes Volvo están construidos en base a la velocidad. Estaba muy impresionada y me dejaron ayudar a bajar el mástil.  Los botes están ahora a un costado para ser examinados después de una competencia de tres semanas.  Antes de ayer vi llegar al France Groupama, el último de las naves que quedaron en la competencia.  Había poco viento y con la brisa más ligera era lanzado hacia delante, y con un impulso final se acomodó en el puerto de Cape Town. 

Guppy se encuentra en un puerto deportivo grande entre otros barcos de su clase y parece que le gusta.  A mí también me gusta Cape Town, y eso está bien porque nos caería bien algo de descanso.  Quiero ver el comienzo del Volvo Ocean Race.  Tengo suficiente tiempo para sentarme en una terraza del puerto deportivo, sin perder de vista a Guppy, y disfrutar de una leche batida.

Laura


martes

Llegué al Cape Town!

27 de noviembre 2011

El último tramo hacia el Cape Town fue bastante agitado. Durante la noche fui enrollando la vela mayor hasta que Guppy sólo con la vela de tormenta llegó al Cabo de Buena Esperanza, a una velocidad de ocho nudos y con olas rompientes de cinco metros de alto.  Los 35 nudos prometidos se convirtieron en 40, 45, 50 y de vez en cuando vientos de 55 nudos! Eso fue demasiado para la vela de tormenta, pero ya no pude seguir enrollando porque se atascó en algún sitio.  
Empezó a esclarecer y el Tafelberg apareció como una enorme figura delante de nosotros, la cima oculta por una masa de nubes.   Tuve que quitar la vela de tormenta. 

Me trepé encima de la cabina anterior y logré bajar la vela, mientras me caía agua helada.  Desde Cabo Agujas la temperatura ha bajado bastante y por primera vez desde Galápagos nadan pingüinos y lobos marinos alrededor mío.  Después de haber amarrado la vela a la cubierta, Guppy continuó balanceándose en gran forma.  En el último trecho hasta la playa el sol me daba sobre la cara y no veía nada.  De alguna manera pasé los rompientes y me encontré en medio de la competencia naviera Volvo Ocean Race.  Me dieron permiso para atracar allí.  Poco a poco mis dedos y pies se recuperaron de lo tiesos que estaban por el frío.  Poco después vi el ingreso del Camper.  Ahora Guppy está  en el puerto deportivo de Cape Town, en el otro lado estaba atestado y aquí está mejor.  Después de un buen descanso nocturno me siento con energía y empezaré a poner orden en el caos que se ha formado por la gotera y el mar bravío.  

Laura


domingo

Cabo de la Buena Esperanza!



26 de noviembre 2011

Estamos navegando hacia el norte, a 25 nudos de viento en la espalda en el Cabo de la Buena Esperanza.  Mucha niebla hoy y apenas puedo ver la tierra, que se encuentra a cinco millas más adelante.  Pero eso está dentro de las imágenes que son propias del Cabo.  Ya casi lo dejaré.  El trozo de mar que esperé ver con sentimientos encontrados.  Esta tarde apareció un helicóptero y ha estado dando vueltas alrededor de Guppy durante media hora, primero en lo alto, y luego a menor distancia.  Ahora estamos de nuevo solos con Guppy y las olas cada vez mayores.  El pronóstico indica que habrá una noche salvaje (ruig), con vientos de 35 nudos y olas de cinco metros de alto.  Hoy dormí algo y he dejado el Cabo Aghulhas (Cabo Agujas) y el Océano Indico.  Abby gracias por las felicitaciones.

Laura

25 de noviembre 2011

El viento amainó y tuve oportunidad de hacer arreglos en Guppy.  El bolardo en la cubierta, que chorreaba mucho, lo he reparado temporalmente con pegamento, para  poder continuar sin fugas durante los ventarrones de 30 nudos que están en el programa.  Los otros yates han desaparecido de la vista, y anoche pude dormir algo, a pesar de la cantidad del tráfico marino.  Me quedé mucho tiempo afuera mirando las aguas fosforescentes.  Realmente hay mucho fósforo en las aguas, que no solamente dejan una huella brillante al paso del barco, sino que encienden los picos de las olitas.  Nunca había visto algo tan bonito.   Nos acercamos al Cabo de Agujas, que espero mañana terminaré de rodear.  Cabo Agujas es el punto más al sur de Sudáfrica, mientras que el Cabo de la Buena Esperanza queda más hacia el norte. 

Laura

viernes

El bote está patas arriba!

24 de noviembre 2011

Escribo desde el mar.  Como hubo un buen pronóstico de tiempo, esta mañana temprano Guppy y yo, junto con otras cuatro naves, dejamos el Puerto Elizabeth con dirección al oeste. En la bahía nos encontramos con vientos de 25 nudos que levantaban olas violentas, pero nos acompañaron un grupo de delfines que saltaban y haciendo piruetas se sumergían en el mar.  Realmente fantástico.  Guppy se puso a la cabeza de la flota de barcos, tan grandes o del mismo tamaño. 

Pero el par de horas de navegación montaraz tuvo consecuencias.  El bolardo medio de la cubierta se ha dañado en la tormenta del puerto y ha comenzado a gotear.  Y por estar continuamente bajo el agua, empezó a chorrear agua adentro, mojando los libros, y después los armarios, mi cama, y mi saco de dormir. Como quería encontrar la causa, tuve que sacar un pedazo de techo, y para proteger lo que resta, he lanzado la gran mayoría de cosas al otro lado del bote.  Ahora todo el bote está patas arriba, salado y mojado.  Pero el bote navega a velocidad, y me siento super bien de estar de nuevo en el mar, esta vez tengo el objetivo de rodear el Cabo.
Ahora parece que el viento amaina, así que los siguientes días tengo algo que hacer  y sé lo que me espera a la llegada.
Laura 

martes

Puerto Elizabeth - y fotos del Océano Indico

19 de noviembre 2011

Hemos arribado sin percances a Puerto Elizabeth.  La noche anterior  alguna comida me debió caer mal; vomité y estuve fatal toda la noche.  En la madrugada mejoré y pude atracar sin problemas.  Un par de horas de sueño me compusieron el cuerpo y después ya me recuperé del todo.  En el yate vecino me preguntaron si quería visitar el Addo Elephant National Park (Parque Nacional de Elefantes Addo), a 50 km de Puerto Elizabeth.  Allí pude ver una manada de elefantes, seguidos de todos los animales del Rey León.  Fantástico, rinocerontes, avestruces, ciervos, kudus (especie de antílopes), búfalos, cebras y otras especies más.  Pero la mayor atracción eran los elefantes, que se paseaban muy cerca del auto y eran increíblemente grandes.  A medio día observamos una manada de cien elefantes cerca de un charco.  Realmente espectacular, estoy contenta de que acepté ir. 

Mientras tanto, corre un viento de 40 nudos sobre el puerto.  He atado más cuerdas alrededor de Guppy para que no se rompa.  Parece que tendré que tener paciencia para poder continuar.

Laura












domingo

Una ballena más grande que Guppy!

17 de noviembre 2011

Al regreso de mi aventura en la montaña, me enteré que habrá buen clima en los próximos días. Estuve a punto de partir, pero decidí que lo mejor era descansar bien en la noche, pues esa mañana había montado a caballo.  Dormí y en la madrugada nos alejamos del puerto y en la corriente de Agulhas Guppy se mantuvo en diez nudos.  Con eso Guppy ha roto todos los récords anteriores con ayuda de la corriente.  En eso, una ballena dio un salto a diez metros.  Me asusté de tremenda aparición, porque era más grande que Guppy, mientras el gigante nos salpicó medio mar encima.  Me refugié en la cabina y apagué el piloto automático, porque quería tomar una foto. Cuando salí, sólo vi una masa gris desaparecer bajo la proa de Guppy.  

Esta mañana el viento se ausentó pero regresó desde el sur a una velocidad de 20 nudos.  Las olas empezaron a acumularse y Guppy comenzó a subir las olas y luego caer, y otra vez subir y otra vez..  Estuve siguiendo los anuncios climatológicos, ninguno mencionaba viento del sur.  Las tormentas del suroeste, debido a la corriente de Aghulhas, pueden crear olas peligrosas que han arrastrado una serie de embarcaciones al fondo marino.  Espero llegar a Puerto Elizabeth mañana.  No podré dormir por estar vigilando constantemente la ruta, los barcos, las rocas y otros peligros.  Esta es la segunda noche y ya empiezo a desear dormir más de diez minutos.  

16 de noviembre 2011

Gracias por las reacciones en el blog. No puedo poner fotos porque el Internet del puerto es demasiado lento.  Me escapé de la intensidad de Durban, no hacia el mar porque cuando llegué habían vientos de 40 nudos.  Me invitó para ir las montañas una familia de Nueva Zelandia con dos niños, de 8 y 10 años,  que también navega alrededor del mundo.  En tres minutos alisté mis cosas, aseguré el barco y estaba lista para cambiar el aire salado por el aire montañesco.  Con el auto que alquilaron nos internamos un par de días tierra adentro, las lomas se convirtieron en montañas y hacía cada vez más frío. Nos alojamos en un camping donde había caballos, conejos, gallinas, gansos y perros. Yo me ocupé de los niños. Fue delicioso disfrutar del aire de la montaña.  Pero al regreso me sentí confortada de acercarme al mar. No podría vivir nunca lejos del mar, las montañas también son hermosas.  Tal vez me vaya a vivir a la cima de una montaña con vista al mar, o al mar con vista a la montaña. 

Laura 

miércoles

Ya llegué a Durban (Sudáfrica)

14 de noviembre 2011

Ya hemos arribado con Guppy en Durban (Sudáfrica) después de 47 días de cruzar el Océano Indico.  Anoche el tráfico de barcos era cada vez más intenso.  El viento del sur de 25 nudos aún continuaba, y cuando llegué a la Corriente Agulhas, en la parte norte, las olas eran más altas, pero felizmente el viento amainó. 

A medianoche pude captar las primeras estaciones de radio de Sudáfrica, y vi pequeñas luces, que fueron veladas por una niebla espesa, y se presentaron chubascos, uno tras otro, acompañados de una llovizna fina.  El radar señalaba los barcos, pero yo no los veía.  A diez millas de distancia aún no veía Durban, a cinco millas, tampoco; y a tres millas.. Sí, veo algo.  Suspiro, río y bailo de alegría.  Pero aún no lo podía creer.  He estado demasiado tiempo en el mar.  Normalmente doy un buen salto en el aire, al llegar y permanezco contenta dos días.  Estaba contenta, pero nada más, porque la calma y la unidad con la naturaleza pronto se romperán. 

Los rascacielos empezaron a aparecer uno por uno por entre la neblina, mientras se desvelaba un gran puerto industrial.  Una milla más hasta los rompeolas.  Llamo al control del puerto.  Me dicen que pronto pasará un barco, y yo espero hasta que el gigante marino pase, luego navego hasta el puerto deportivo.  Debo concentrarme lo más posible para no caminar en el agua.  ¡La tierra se mueve!  ¡Todo se mueve!
Bajo al embarcadero, pero subo nuevamente a mi barco, a mi ambiente conocido. Después de un rato, lo intento de nuevo, cogiéndome de la baranda, como si caminara por primera vez.  Increíble, cómo estoy fuera de balance.  Después de haber repetido la operación tres veces, me acerqué para hacer las formalidades aduaneras.  Los papeleos marcharon bien, sólo que el aduanero a cargo casi se desmaya cuando le dije que había hecho un solitario desde Darwin.  No me creyó y tuve que enseñarle mi website hasta que selló los formularios. 

Después de eso, ha transcurrido toda una vida.  La primera ducha caliente, he comido una hamburguesa caliente y he dormido a pierna suelta.  Ya quité la sal a Guppy y he puesto orden en el barco, ahora empiezo a acostumbrarme lentamente a la vida en tierra.  Aunque, en este momento preferiría estar navegando en el mar.  ¡Qué tal agitación, cuánta gente y qué bullicio!  Debo acostumbrarme.  En el puerto corre un viento de 35 nudos desde el sur.  Ahora tendré más de cien cosas que contar.  Al contrario del mar, aquí ocurre tanto que no puedo registrar todo.  En el mar los puntos más altos eran:  comer, dormir, una ola alta, una nube rara o un barco.  Aquí es otra cosa, y dormir es algo secundario. ¿Una ola rara?  ¡Chica, dedícate a vivir!  ¿Quién se alegra por una nube rara?  No, aquí la gente corre de aquí para allá..  pero felizmente, tengo siempre a Guppy donde me puedo refugiar para no volverme completamente loca.  ¿O ya lo estoy? ja, ja…

10 de noviembre 2011

Casi llego.. sólo un poco más.  Cada hora dura más tiempo.  De las casi 6,000 millas que tenía que recorrer desde Darwin, me quedan sólo 100.  Pero el viento me seguirá molestando toda la noche, dándose vueltas, con una velocidad que varía de cero a 25 kn.  La tierra está cerca.  Me doy cuenta lentamente que mañana aparecerá ante mis ojos Sudáfrica, y empiezo también a añorar dormir una noche entera sin despertar, en una cama que no esté rodando y esté húmeda, donde haya una ducha caliente, carne fresca y pescado.  Realmente nunca como pescado, pero después de siete semanas  de falta de comida fresca, comeré todo lo que no sea spaghetti, arroz o frijoles en lata.  Por otro lado, si hubiera durado un par de semanas más, tampoco hubiera importado.  En el mar, no importa adónde vas y a qué velocidad,  pero ahora miro constantemente la ruta y la velocidad.  Las cifras vuelan por mi cabeza sobre el momento de arribar, el tráfico marítimo es más denso cada minuto y en el mapa aparecen más señales, líneas y cifras.  El viento no cumple con los pronósticos, por lo que avanzo más lentamente de lo pensado y eso me irrita tremendamente. 

9 de noviembre 2011

Anoche el viento nos zarandeó en gran forma.  Ahora lleva una fuerza de 25 nudos, lo que no es mucho, pero las olas son irritantes.  Dormí poco y amanecí poco contenta.  Estaba pensando si me agrada o no acercarme a tierra.  Decidí dejar de lado ese pensamiento y salí afuera de la cabina a tomar aire fresco.  ¡Qué delicioso!… whaaamm.. argg! xofjh .. ola de m… ¡  Después de una sarta de insultos hacia el mar, las olas, el viento y todo lo que en ese momento odiaba, me sentí de nuevo en la cúspide del mundo.  Quedarse rabiando no mejora la situación.  Guppy avanza como flecha y con esa velocidad me acerco a la costa.

Laura 

martes

Sólo me faltan 450 millas para llegar a tierra!

8 de noviembre 2011

Ayer se debilitó mi hermoso viento del sur y cambió hacia el este, así que venía derecho por detrás,  por lo que Guppy ha navegado en oleaje alto toda la noche.  No pude dormir casi nada.  Pero ahora hay un bendito viento del norte de más o menos 15 nudos, y Guppy avanza como flecha a 7.5 kn y es agradable navegar. Ideal.  Tengo curiosidad por cuánto durará.  Correr a velocidad y sin olas en la cabina, no sucede con frecuencia.  

El sol resplandece y sólo me falta 450 millas, pero no tengo ganas de ir a tierra.  Podría seguir navegando así durante semanas.  De preferencia pasaría todos los puertos.  Lo haría si no tuviera que comprar comida, aprovisionarme de agua y de diesel.   Los días continúan pasando, y estoy completamente acostumbrada al movimiento constante, al sueño interrumpido, y a pesar de que la Madre Naturaleza no me ha facilitado el  viaje, nunca antes me he sentido tan en armonía con lo que me rodea.  Una tranquilidad fantástica, sólo Guppy, las olas, el viento y el horizonte.  

7 de noviembre 2011

¡Por fin pude dormir bien una noche!  Había un buen viento sureño que jaló a Guppy a una velocidad de 6.5 nudos.  Y lo mejor es que el viento es constante.

Esta mañana había un tráfico tremendo de barcos cargueros, en un determinado momento habían tres alrededor mío, uno de ellos en la misma ruta.  Cuando les llamé, me contestaron:  “yes, no problem”.  Bueno, me ven.   Pero diez minutos más tarde, el mismo barco viene directo hacia mí, y está tan cerca que con el telescopio puedo leer el nombre.  Me dicen que yo debo retirarme.  “Qué le parece si usted altera la dirección? “ , “Qué, nosotros?, luego un silencio seguido de  “ok, nosotros alteraremos la dirección.  El barco enorme pasa rodeándome.  Sería lo mismo que un auto preguntase a una tortuga a retirarse.  Después no ha pasado nada interesante, a excepción de una boya flotando.. es la segunda en tres días.  Qué hacen esas cosas aquí?  Generalmente están atadas a bastante soga y basura.  Felizmente hasta ahora, han pasado a poca distancia.  

6 de noviembre 2011

A medianoche el viento desapareció, cumpliéndose mi pronóstico. Me fui a dormir.  En la tarde el cielo azul se pintó de negro y me cayó un megachubasco, con mucha lluvia y viento.  Felizmente la mayor parte pasó de largo y luego que el viento se hubo volteado 360 grados, se quedó en una posición que nos permite nuevamente navegar.  Ya encontré la ruta correcta.  Pero el chubasco ha llenado de pimienta a Guppy, ya que un pomo de pimienta voló por todo el bote.  Y todas esos minigranos son difíciles de limpiar…  ¡aaachis!

5 de noviembre de 2011 

El viento no sabe lo que quiere.  Una brisa deliciosa se agrandó hasta que fue demasiado. En la noche creció a 30 nudos, pero empujaba por detrás y hacia galopar a Guppy como un caballo.
Sólo falta 800 millas para llegar a mi destino.  Dentro de una semana podré ver tierra, después de seis semanas de ver sólo olas, horizonte y nubes.  También hay embarcaciones a mi alrededor:  buques cargueros, botes de pesca.  Ayer apareció una cabeza espumosa más alta que las demás, después de estudiarla me di cuenta que era un bote de vela, el primero que encuentro desde Darwin.  De alegría empecé a saltar sobre la cabina, llamando con el marifon..  Pero nada.  Las horas pasaron y el bote fue cada vez más visible, cuando escuché un krak, krak… por el la radio,  tuve una conversación agradable, y descubrí que el bote eran del mismo tamaño e iba a la misma velocidad que Guppy.   Ahora está 40 millas atrás de nosotros.  Guppy no deja que le pasen fácilmente. 

Laura


N.T.  la historia de Laura Dekker leer aquí 

domingo

Eché mi provisión de arroz por la borda!

4 de noviembre 2011

Delicioso clima.  Me desperté temprano y descubrí que no podía bombear agua de la sentina.  Después de desarmar la bomba, se arregló el problema y aproveché de inmediato para llenar de aceite el Yanmar.  Luego quise disfrutar de mi mañana, pero descubrí que toda la ropa de mi ropero estaba mojada y con sal.  Aparentemente, durante la última tormenta el mar aprovechó la oportunidad para entrar.  Aproveché del día soleado y tranquilo para secar la ropa.  Mi humor alegre se malogró cuando descubrí el spaghetti lleno de insectos. Después de haber revisado las otras bolsas, me di cuenta que toda mi provisión estaba con bichos desde Darwin.  Después de haber intentado filtrar algo del buen spaghetti, eché todos los paquetes por la borda.   Mis provisiones para una cantidad de semanas se han reducido a un par de paquetes.  Aún tengo suficiente arroz y latas, pero ya me había acostumbrado a mis comidas de spaghetti.  Estoy cocinando ahora arroz.  La última vez que lo cociné , fue un desastre, por lo que dejé de comer arroz un tiempo.  Pero me he vuelto una mejor cocinera y ahora me ha salido bien.  Uno aprende de los errores.  

Laura

Vientos Torcidos!....

3 de noviembre 2011

Ayer después de navegar todo el día cambiando el rumbo, quise dormir algo, pero el viento pensó otra cosa y de noche se irritó más.  Luego se ausentó pero regresó  con tormenta y casi no pude mantener los ojos abiertos, así que decidí botar todo abajo, y me fui a dormir por dos horas.  Ahora está mejor, tengo viento en contra y no puedo corregir mi rumbo, pero sigo adelante y el viento está igual por lo que pude dormir un par de horas.  Las nubosidades de ayer desaparecieron y tengo sol.

2 de noviembre 2011

El delicioso viento del norte se ha ido.  En lugar de eso han venido vientos torcidos y lluvia, y desde esta mañana tuve que alterar la ruta a cada rato, pero sigo avanzando y las velas no pegan.  Temprano tuve una lluvia fuerte y pude tomar una ducha de agua dulce, mientras llené unas cuantas ollas con agua.   Pero regresó de nuevo la lluvia miserabley todo el día ha estado nublado.  Intento dormir un poco y de leer, mientras tengo un ojo en el navegador.  Tendré que tener más paciencia.


1 de noviembre 2011

Un día delicioso, con buen viento.  Guppy vuela nuevamente como flecha y por primera en un tiempo largo, he navegado 140 millas en 24 horas.  Pero mientras tanto, el clima no es constante.  El viento se voltea con frecuencia y cambia de fuerza, por lo que esta mañana me pregunté si no era mejor colocar una roca en la vela, pero ahora navego alegremente a toda vela.   Es agotador mantener a Guppy constantemente en la buena ruta, sin demasiada o muy poca vela,  y sin incluir un ritmo normal de sueño.  De noche trato de dormir lo más posible y de día, si se puede, completo las horas que me faltan.   Pero con todo, nos va bien y estamos más cerca, ahora sólo faltan  1,250 millas. náuticas.

Laura  

viernes

Hormigas, delfines y olas fosforescentes!




31 de octubre 2011

Después de la violencia que la madre naturaleza me ha hecho partícipe, parece que quiere hacer las paces.  Hoy día hace un día magnífico para navegar.  Las olas más calmadas y el viento también.  Anoche pensé que el viento se iba a detener.  

Guppy avanza con la vela mayor y el génova, a seis nudos, una velocidad al que no estaba acostumbrado en este mar.  Anoche volví a ver un barco… en todo caso, una lucecita, y el ecomax pita cada vez que aparece una embarcación en los alrededores.

Esta mañana tuve una fiebre de limpieza, lo que era necesario, porque el frenesí del mar ha dejado la nave hecha un caos de sal y suciedad, una montaña de platos por lavar.  Ahora está más presentable.  Las hormigas han salido de sus agujeros, pero no duran mucho.  Caminan en los lugares más extraños, como sobre el teclado de la pc y los mapas.  No me molestan tanto, y son mejores que las cucaracha.  

30 de octubre 2011

Por fin, menos viento.  Hoy vi el primer barco de carga en las últimos tres semanas, muy lejos, y en dirección contraria.  Pero fue una señal de vida en este inmenso océano.  Cuando salí para secarme y disfrutar del sol, apareció un delfín grande, saltando de una ola.  Seguí mirando para ver si habían más,pero nada.  Desde Darwin es el primer animal que veo, eso ha mejorado mi día.  Ahora me faltan 1,500 millas para llegar a tierra, y me parece que no me será  regalado.  Así que mi cola helada tendrá que esperar.  Después de cinco semanas en el mar, me va bien y Guppy también está en forma.   

29 de octubre 2011

Cuando pensé que el viento iba a amainar, se volvió más recio.  Estaba aún disfrutando de las olas fosforescentes, las estrellas, el pedacito de luna, los silbidos del viento tormentoso y el bullir del mar.  Me di cuenta de cuán fuerte e imponente es la naturaleza y cuán pequeño, un puntito, es Guppy en el océano.  Pero él afronta las olas y el viento, se sumerge en las olas, se sacude el agua, y continúa su camino como si nada hubiera ocurrido.  Tú puedes amar el mar, lo puedes odiar, pero nunca te puedes confiar de él.  Y eso es lo que lo hace tan interesante. 

Seguimos navegando con mucho viento, pero el rumbo está mejor.  Ya me he acostumbrado a este rebote, pero es casi imposible agarrarte bien. En cambio he aprendido a evitar cada vez más los moretones.  Ahora aún tengo un chichón raro en mi cabeza y un par de moretones en las piernas, así que no está tan mal.


28 de octubre 2011

La montaña rusa continúa a plenitud.  Felizmente no hemos hecho nudos, pero me siento bien.  No sé qué es lo agradable de ir así, mojada y salada, corriendo a 3,5 nudos en la dirección equivocada…  pero tal vez el sol aparezca.  Tal vez me esté volviendo un poco loca, pero realmente me siento super y me río cada vez que me cae una nueva ola.  El medidor del viento desde anoche no está bajo los 40 nudos, y Guppy navega sólo con el foque de tormenta. 

Con un viento afilado navegamos  con olas fosforescentes de ocho metros y los silbidos de los amarres son realmente fantásticos.  Aquí comprendo cuan poderosa es la naturaleza y Guppy retumba a través de ella.  Eso es cool!  A veces Guppy alcanza la cima de una ola y luego se deja caer desfalleciente metros abajo, para luego volver a trepar valientemente la siguiente ola.  Estoy segura que la diversión se acabará si sigue así durante dos días.  Por lo pronto sigo disfrutando y a excepción del agua salada del wc que se ha vaciado sobre mi ropero, la cuerda de coger viento que se ha roto, y un bloque roto, va todo bien.  Mientras tanto, todo eso lo he solucionado y parece que lo peor ha pasado.

Laura


Los celos del navegante Lucas Schroder!

N. T.  En un diario se publicó la noticia que el navegante holandés Lucas Schroder, de 36 años, se retira de la nominación para el trofeo naviero Conny van Rietschoten, porque no desea aparecer en la misma lista que Laura Dekker.   Schroder dijo que él participa en las competencias más duras de navegación, y que sus logros no se pueden comparar con los de Laura Dekker.  Prácticamente lo que propone es un boycot al premio.  En los comentarios algunos apoyan a Laura  y le desean éxito.  Pero también otros menosprecian sus logros.  Uno de ellos escribió:  ¿Todavía vive esa niña, ya pensé que los tiburones se la habían comido o que cinco piratas la habían violado?

Bueno, yo pienso que la envida y los celos son manifestaciones naturales en las gentes y aún más en los deportistas, donde la competencia es fiera.  Mientras tanto, espero que Laura continúe su lucha y logre darse la vuelta al mundo sana y salva. 

martes

Qué viva el sol!!


27 de octubre 2011

Sigue haciendo un día soleado y el viento corre a 25 nudos.  Esta mañana no me sentía tan bien, pero luego de un par de horas, me sentí mejor.  Ahora navego a 20 grados cerca de mi curso ideal y como las olas vienen desde el frontis, las puertas de la cabina pueden quedarse abiertas.  Aunque en el momento que escribo esto, una tremenda ola se abalanzó sobre Guppy, y el agua alcanzó la entrada.  Así que tendré que cerrar la puerta, sino quiero ducharme con agua salada de nuevo.  Escribir es también interesante, estoy sentada sobre la mesa de los mapas con un pie contra la pared y el otro contra la grada, así estoy estable y tengo las manos libres.  Bueno, parece que nuevamente hemos aterrizado en una montaña rusa y los pronósticos del tiempo no prometen nada bueno.  Así que a esperar qué es lo que viene.

26 de octubre 2011
Navego llevada por un fuerte viento, que me arrastra lejos del sur de mi ruta, pero tengo viento.   Hoy es el día menos nublado, hay sol quemante con unas nubes grises pequeñas.  Mis baterías están nuevamente llenas y estoy cargando de energía  todo lo que se pueda cargar.  Que viva el sol!, en una palabra un día lindo y luego de haber dormido bastante me siento muy bien.  

25 de octubre 2011

Anoche me despertó la lluvia, vientos arremolinados y chubascos con enormes ventarrones.  Eso ha durado hasta la mañana mientras llovía fuerte.    
Estoy muy cansada hoy, debe ser porque estoy constantemente ocupada con las velas y el viento cambiante. Si sigue igual, tal vez pueda dormir mejor esta noche.  
Laura

lunes

Me bañé con un baldazo de agua!



23 de octubre 2011

Hay un viento ligero, suficiente como para guiar al bote en la buena dirección.  Anoche hubo un fantástico cielo lleno de estrellas.  Eso no lo había visto hace tiempo.  Generalmente hay muchas nubes, pero hoy día tampoco hay nubes colgando del firmamento.  Así que tomé una ducha con agua salada.  No me dí cuenta que el agua salada es mucho más fría y me sorprendió cuando me eché encima un balde con agua.  Después he disfrutado del día soleado, la música que ahora está constante, también escucho de rato en rato las noticias sobre el clima en el SSB.  No hay muchos cambios.  Por lo menos, avanzo.

22 de octubre 2011  

La velocidad ha disminuido a un nudo y hasta dos nudos.  El viento ha perdido fuerza.  A medianoche se presentó una fortísima  lluvia, pero como estaba dentro, no tuve ganas de salir.  Ahora que hay calma chicha, he bajado la vela mayor para cocer una pequeña rotura.  Después he descansado un par de horitas, porque anoche no dormí bien.


21 de octubre 2011
Poco viento que me permite navegar a 3.5 nudos.  Un sol aguado.  He aprovechado el día para dar mantenimiento a Guppy.  El timón está lubricado, eso lo hago regularmente, pero los últimos días lo dejé de hacer debido a las olas altas y los saltos que pegaba Guppy.  Aparte de otros arreglos menores he tenido un día productivo. Ahora sólo espero que el viento no me abandone para seguir avanzando.

Laura


20 de octubre 2011

Nos hemos secado y las baterías se han llenado.  He recorrido más de 3,000 millas en 24 días. Aparte de pequeños detalles, como la capota de la cabina se quedó torcida por el viento todo va bien.  Pero pude arreglarlo y ponerlo derecho con mucho trabajo.
Laura 

sábado

!Mi nuevo pasatiempo: la Flauta!

19 de octubre 2011

¡Por fin, un día soleado!  Eso es bueno para las baterías y para mí.  También las olas y el viento.  De verdad, buenas condiciones para navegar.  Con Guppy disfrutamos mientras dure, y seguimos avanzando.  Tenemos muchas millas recorridas, pero también nos faltan otro tanto.  Hoy he horneado un pan y me ha salido extraordinariamente bien.  Un bocadillo delicioso, un verdadero regalo en medio del mar. He abierto parcialmente la puerta de la cabina, ya que no llueve y las olas se mantienen calmadas.  Es placentero airear el bote y tener rayos solares en la cabina.

Laura

18 de octubre 2011


Otra vez un día lluvioso en Guppylandia, pero tenemos un delicioso viento por lo que puedo navegar a gusto.  Anoche el viento muy entusiasta vino con una velocidad de 35 nudos y muchísima lluvia.  En lucha contra el viento he perdido un balde de deliciosa agua fresca.  No sólo el viento sufre de exceso de entusiasmo, sino también una que otra ola se sale de su ritmo.  Estaba en la cocina acabando de cocinar, cuando una ola decidió pasar sobre Guppy en vez de deslizarse por debajo.  La solapa de plástico del ingreso a la cabina, diseñado para contener los salpicones del mar, no puede contener las masas de agua.  Así que me cayó la mitad de la ola  y me dejó atontada el resto del día.  La mitad del día ha transcurrido sin que lo haya notado.  Estuve leyendo un libro y me olvidé de comer y de señalar la posición.  Ah, bueno, perder un día de vez en cuando, no hace daño…

Laura


17 de octubre 2011

¿Cómo es posible estar tres semanas en el mar y no tener viento dos días seguidos?  La situación no ha mejorado realmente.  Hay poquísimo viento y todo el día no deja de lloviznar.  Hoy peor que ayer.  El horizonte no se extiende a más de de 500 metros y una niebla lluviosa, fantasmagórica, nos rodea a Guppy y a mi.  Suficiente como para humedecer todo pero muy escasa para aprovisionarnos de agua.  Como sea, Guppy sigue avanzando, sin velas, y dentro del bote es acogedor porque afuera el clima es deplorable.

He encontrado un nuevo pasatiempo:  tocar la flauta.  Ya la tenía a bordo hace un tiempo, junto con otros cachivaches inútiles.  No podía tocarla porque tenía más interés en mi guitarra.  Pero he descubierto que en un bote bamboleante es más fácil tocar la flauta que la guitarra.  Y mientras tanto, ya empiezo a dominarla.

Laura

miércoles

Estamos en una montaña rusa!!

16 de octubre 2011

El sol me despertó.  Toda la mañana nos ha calentado a mí y a Guppy, y nos ha dado la oportunidad de secarnos.  Pero luego desapareció, y con él, el viento, que los últimos días ha impulsado el barco.  La velocidad ha disminuido a tres nudos y a veces Guppy flota dándose vueltas.  También está garuando de vez en cuando, y el mar tiene la apariencia de un inacabable valle de olas gris azulado.  Pero como siempre, vendrá el viento y luego se volverá a ir.  También es agradable caminar sobre la cubierta sin que una ola te bañe, y estar sentada en un camarote seco.

Laura


15 de octubrre 2011

El viento ha amainado y tendremos un día gris lluvioso.  Me siento cansada porque las noches pasadas he dormido poco y extraño el sol.  No sé hace cuánto tiempo que no lo he visto.  El tiempo no cuenta aquí.  Si no escribiera todos los días en mi diario, habría perdido la noción del tiempo.  Porque, qué importa si estás en el mar 20 ó 25 días.  Mientras que hay gran diferencia entre un día o cinco días.  

Pero me siento intensamente feliz aquí con Guppy entre las olas, que hoy día felizmente son un poco menos altas.  Naturalmente que hay momentos que desearía estar en tierra, pero cuando estoy en tierra, también hay bastantes momentos que deseo estar en el mar.  La curiosidad de qué habrá detrás del horizonte me hace avanzar.

Laura


14 de octubre 2011

Ayer en la noche parecía que estaba en una montaña rusa.  Las olas llegan a los seis metros.  Aún estoy impresionada por las olas de aquí, son diferentes a las del Atlántico o el Pacífico.  Son tremendamente altas y sesgadas.  En ningún otro sitio tuve la sensación de que las olas fueran a aplanar de un golpe a Guppy.  Pero aquí, sí podría suceder.  Eso lo vi claramente anoche cuando una ola rompiente de pronto apareció de costado y rodó masivamente sobre Guppy.  El pobre Guppy fue arrastrado en medio de una montaña de espuma y aterrizó de costado.   Desde el ingreso de la cabina vi medio mar inundar el camarote.  Mientras que un par de cosas sueltas flotaban en la cabina, Guppy se incorporó  y el cataviento nos señaló nuevamente el curso.  Ahora la situación está mejor y el camarote tiene la posibilidad de secarse un poco.  Con todo, los últimos días he avanzado bien y estaré llegando más pronto a mi objetivo.

Laura 

lunes

El Mar ruge!!

13 de octubre 2011

El viento está demasiado entusiasta, sopla con fuerza y el mar ruge.  Al contrario del Océano Pacífico, las olas son oblicuas y altas por el enorme oleaje que viene de todas partes.  El viento persigue a Guppy, mientras que las olas se desploman sobre la cabina.  La puerta del camarote ya no está abierta y cuando miro hacia fuera, veo murallas de agua que se desplazan a velocidad.  Pero Guppy aguanta bien.  Estoy orgulloso de él, y mientras hace la lucha sabe que el mar en algún momento se calmará.  Y yo permanezco alerta con los ojos abiertos.  Ya han pasado dieciocho días en el mar y oficialmente puedo decir que es mi travesía más larga.

Laura

12 de octubre 2011

Hoy las aves no ensuciaron ni hubo chubascos, pero sí un viento fuerte.  Eso es lo que necesitamos.  Aún hay nubarrones pero el sol ha salido un par de horas y eso me ha alegrado.  El viento nos empuja de costado desde atrás y el Genua está completamente desplegado.  Se me ha ocurrido hacer algo para evitar las raspaduras que surgen por el tangón que sujeta la vela triangular (spinnaker).  He amarrado una adicional.  Eventualmente la soga se desgastará, pero es menos desastroso que se desgaste el cordel de la vela.  Ya había hecho la prueba con otras cosas, el ducktape, rescuetape, y amarrar un trapo… teóricamente lo que hice puede que resulte bien.  Mientras tanto el mar se va agitando en gran forma y ya han caído un par de olas gigantes en la cabina, justo sobre mí, y nos ha derribado junto con otras cosas.  Así que todo está en Guppylandia como debe estar.   

sábado

Guppy vuela!!

11 de octubre 2011

Corre un viento delicioso, finalmente.  Guppy vuela y por primera vez desde nuestra salida de Darwin hemos hecho progreso.  Esta mañana los chubascos nos han molestado, y el viento cambiaba de dirección, por atrás, por el costado y luego por delante. Y luego nada.  Pero ahora todo marcha sobre rieles.  Me puse a limpiar los panales solares, porque parece que se ha convertido en la letrina de las aves.  Eso no es bueno, porque las nubosidades de varios días no han permitido que las baterías se carguen óptimamente.  Pero eso me mantiene ocupada.

Laura

10 de octubre 2011

Al fin algo de viento, pero afuera está tan oscuro y gris que parece que las nubes nos fueran a engullir.  Hay oleaje de más de cuatro metros. Durante las dos últimas semanas recibimos chubasco, tras chubasco.  Acabo de terminar un libro, de esa manera me olvido de todo lo que me rodea.  Durante el cruce de Galápagos a las Islas Marquesas, recorrí 2,800 millas en este tiempo, y ahora sólo he avanzado 1,500.  Hasta ahora, este océano no me ha sido favorable, y me contentaré cuando lo deje.  Me irritan hoy día las nubes oscuras y las lloviznas a mi alrededor, pero no cae ni una gota para ducharme o llenar los tanques de agua.  Bueno, alguna vez mejorará.  En todo caso tengo viento y trataré de no fijarme en ese cielo amenazador.
Laura



9 de octubre 2011

Anoche navegué con calma a una velocidad de tres nudos, para que Guppy no vaya contra el oleaje. Por ello pude dormir bastante bien.  A la medianoche hubo bastante viento con un chubasco fuerte y tormenta, pero después de dudar decidí que una hora de buen sueño era más importante que avanzar un tramo extra navegando.  Durante el día flotamos y tratamos de proseguir con cada soplido de viento.  Hace un clima buenísimo, con rico sol y calor.  El tiempo se disuelve lentamente.  He aceptado la ausencia del viento y disfruto de lo que veo.  Por lo pronto no veré tierra a la brevedad, con o sin viento.  Y mientras no haya un gran marejada, la vida a bordo es cómoda.
Laura



miércoles

He vuelto a estudiar!!

8 de octubre 2011

Nada de viento, pero sí hay un poco de sol.  Aunque en el horizonte cuelgan algunas nubes que anuncian chubascos listos a atacar.  Pero estoy contenta  que haya sol, para que los paneles solares puedan recargar las baterías.  Ahorita tengo un poco de viento.  No estoy segura si se quedará, pero talvez el Dios del Viento sea tan bueno de concederme un buen descanso nocturno para que mañana esté lista para la lucha.  Tengo polizones a bordo de nuevo, esta vez, hormigas.  No es raro, porque en Darwin eran una plaga, menos mal que son pequeños y no pican.  De vez en cuando corre una sobre el lavadero.  En todo caso, ellas se encargan de que yo mantenga la cocina super limpia y que lave los platos a tiempo, porque no tengo ganas de un hormiguero. 

Laura  



7 de octubre 2011

He cantado victoria demasiado pronto.  El viento ha regresado a su estado “natural” desde ayer noche:  sin viento, viento en contra, viento torcido.  En las pasadas doce horas he tenido todos los vientos posibles entre los 0 y los 10 nudos.  De los doce días que estoy en el mar, he podido navegar bien durante 24 horas y he dormido bien una noche entera.  Con todo eso, creo que este tramo no será el mejor de todo el trayecto.   Hoy día ha lloviznado continuamente y de vez en cuando un chaparrón fuerte.  Guppy continúa avanzando con el viento que hay de vez en cuando.  El resto del tiempo flota.  Es un buen día para sumergirme en mis libros del colegio.  Mientras escucho el golpeteo de la lluvia y el bamboleo del bote, estoy adentro de la cabina, leyendo y comiendo.  Espero que el clima mejore porque sino es así, no tengo suficientes libros para todo el trayecto.  
Laura

6 de octubre 2011

lunes

Laura volvió a escribir en su blog!!

6 de octubre 2011

Yes!  Por fin, viento. Y de la buena dirección.  El oleaje ha disminuido algo y hay más viento; y el sol mejora todo el ambiente. Después de dos noches de mal sueño, ajetreo con las velas y una niebla espesa con llovizna, mi moral estuvo por los suelos.  Pero un buen descanso nocturno hace maravillas.  Ahora tengo un viento delicioso de costado que empuja a Guppy sobre las olas a una velocidad de siete nudos. Anoche sólo tuve que levantarme una vez de mi cama por lo que pude dormir bien.  Al levantarme, tuve una nueva visión del mundo y del horizonte.  Guppy navega nuevamente con gracia, y ahora sólo espero que todo siga así…

Laura

22 de octubre

La noticia me ha alcanzado.  Quiero felicitarle al equipo holandés del Nuna 6 Solar Race que conocí en Darwin, por haber alcanzado el segundo lugar en la carrera.  Realmente fue un triunfo enorme, 3,000 km en siete días, corriendo sólo haciendo uso de la energía solar.  
Pronto empezaré a colocar los posts que faltan en mi blog, cada día, uno, para que todos puedan seguir mis aventuras.

Laura